CONTROL DEL VOLANTE

DSC04028

Hoy en estas líneas reflejaré mi testimonio que viví cuando quise volver a conducir, y digo volver a conducir, porque llegó un momento en el que tuve que dejar de conducir.

Un día de lluvia, el no ver nada hizo que dejara de conducir.

Me gustaba conducir, era esa conductora que no se cansaba; día y noche, ciudad y carretera, lloviera o no.

Pero llegó un momento, no sé que me pasó que me quedé en blanco.

Conduciendo, me sorprendió una tormenta y ahí me quedé en el arcén de una autopista sin poder reanudar la marcha.

Hoy gracias a Margarita, directora de Autoescuela Marga, he vuelto a conducir y el pánico, desapareció.

Testimonio:

I.R.P.

Categorías: ANSIEDAD EN LA CONDUCCIÓN, Noticias | Deja un comentario

TESTIMONIO: QUIERO VOLVER A CONDUCIR

VUELVO A CONDOUCIR

Hace mucho tiempo perdí las esperanzas de volver a conducir.

Conocía a la Autoescuela Marga y gracias a su directora, Margarita González, hoy puedo decir que he recuperado las esperanzas de conducir.

En la clase de ayer, me sentí más a gusto, en relación a las anteriores clases; estoy progresando y eso me satisface mucho.

Hoy he estado más presente en la conducción, dando me cuenta de mi entorno y estoy aprendiendo a tomar decisiones con seguridad.

Margarita me está enseñando a ser decidida y no dudar en mis movimientos, siempre con seguridad y coherencia.

Aunque todavía veo que me falta adquirir la capacidad de decisión, estoy muy contenta con mis progresos.

Gracias a mi profesora Margarita.

Testimonio:

M.R.

Categorías: ANSIEDAD EN LA CONDUCCIÓN, APRENDIZAJE DEL ALUMNO, Artículos Recientes | Deja un comentario

QUINTA CLASE DE COCHE. “CONFIANZA”

Con mi quinta clase de coche me he sentido más tranquila, me doy cuenta de que manejo el coche mejor, y me doy cuenta también de mis fallos y de todo lo que tengo que mejorar.

El carné ya lo tengo,  pero cuando me siento nerviosa, veo que descontrolo, acelerando el coche, cuando en realidad tengo que ir más despacio.

La profe, Margarita, me enseña a trabajar los espacios.

Mirar lejos para anticiparme, mirar los espejos para calcular la velocidad y distancia de los demás vehículos con el mío.

Me ha enseñado a dominar mi capacidad de reacción, adaptándome al entorno en el que me muevo; sobre todo en velocidad cuando me aproximo a cruces y pasos de peatones.

Mi objetivo en la próxima clase es ir más despacio para tener en cuenta todo esto.

Seguro que conseguiré estar más tranquila y me sentiré más cómoda.

Testimonio: M. R.

Categorías: ANSIEDAD EN LA CONDUCCIÓN, Artículos Recientes | Deja un comentario

AMAXOFOBIA, PESADILLA A CONDUCIR

Se trata de una conducta que nos lleva a evitar ponernos al volante. El 22% padece ansiedad cuando conduce, y el 19% de los conductores abandonan la actividad por no poder controlar el miedo que les produce. ¿Qué es Amaxofobia? Es una fobia específica de carácter situacional que se produce antes y durante la conducción, pero que no se trata únicamente de una desconfianza a la conducción propia, sino que puede estar motivada por el temor a los comportamientos de otros conductores. -Miedo a tomar una curva, a adelantar a un coche, a circular por autopista, etc…, . Sus síntomas y orígenes dependen de cada persona. Desencadenamiento que pone de manifiesto el comienzo del transtorno: una crisis aguda de ansiedad a la que en ocasiones sucede un ataque de pánico: ”Ataque de ansiedad durante la conducción”. Es cuando surge el miedo a más ataque; ya no puede controlarlo, lo que provoca que uno empiece a sentir el rechazo a conducir. ¿Se cura? Sí, utilizando: Técnicas que permitan controlar las reacciones fisiológicas. Programas de enfrentamiento gradual, para adquirir autocontrol al nerviosismo y ansiedad.

Categorías: ANSIEDAD EN LA CONDUCCIÓN, Artículos Recientes | Deja un comentario

TENGO CARNÉ DE CONDUCIR, PERO NECESITO AYUDA

Tengo carné de conducir, pero necesito ayuda. hace tiempo dejé de conducir y mis miedos me llevaron a dejar el coche.

En estos momentos, con la ayuda de Autoescuela Marga, estoy tomando contacto de nuevo con el vehículo.

Mis dificultades son las incorporaciones a la circulación, porque no calculo bien la distancia de los vehículos que se me acercan, no controlo su velocidad, creo que al incorporarme nos vamos a dar. y eso me causa presión.

La carretera también me asusta, el cambio de marchas me produce dudas y creo que el vehículo puede derrapar y no lo voy a controlar.

También la incorporación a la autovía, porque no sé cuando tengo que entrar ni como me vienen los vehículos, mis indecisiones son tales que me da pánico. Eso mismo me pasa cuando en la ciudad quiero cambiar de carril, no sé cuando puedo con seguridad hacer ese cambio.

Cuando tenemos que ir reduciendo la velocidad, llega el momento y no me anticipo, al precipitar mi conducta, veo que me falta distancia y quiero detenerlo ya; es cuando me pongo nerviosa y ya no sé que pedal pisar antes, me cuesta tomar decisiones.

Me da miedo cuando delante mía están maniobrando y no sé si tengo que pararme por no molestar o seguir para no entorpecer a los demás vehículos que circulan por detrás.

Me cuesta mucho reducir de relación de marchas.

Cuando conducía tuve problemas en glorietas y desde entonces, es acercarme a ellas y me pongo mala.

Cogí miedo a viajar en carretera y he notado hoy, mi primer día de clase con Marga, la directora de Autoescuela Marga, que con las técnicas que he practicado, me he sentido a gusto.

Gracias

Marga!!!!

Categorías: ANSIEDAD EN LA CONDUCCIÓN, Artículos Recientes | Deja un comentario

NO SOY CAPAZ DE CONDUCIR

Tengo carné de conducir, pero  me siento incapaz de conducir, por eso visité Autoescuela Marga.

En primer lugar, al ir a la cita de mi primera clase de coche, me sentía valiente, expectante (qué pasará, cómo lo haré, me acordaré..? ) confiada, porque se trataba de una clase en la autoescuela y eso me daba seguridad y, por tanto, tranquilidad.

Al subirme al coche, me dio la sensación de que no me acordaba de nada, de qué pié se ponía en cada pedal, marchas, espejos por todos lados.. , me sentía incapaz de hacer nada, era mucho para ese primer día. Al mismo tiempo, me sentía segura y confiada al tener a Marga, la profesora, al lado y al darme seguridad  ”no pasa nada”.

Una vez el coche en movimiento, muy insegura con los pedales, nerviosa,… pero bueno….   el coche estaba en movimiento.

En carretera me resultó más fácil, al tener el camino más despejado de gente, semáforos, cambios de carril, etc, .  Aunque en las rotondas me daba miedo y una sensación de ir muy lenta, en relación a los demás, eso me impulsaba a pisar el acelerador. Me di cuenta que tengo que mirar las señales de tráfico (no las veía) , y no lo que hagan los demás conductores, para sentirme segura.

De nuevo, por la ciudad, otra vez más tensa. Me liaba con los pies, las marchas y los espejos, con miedo.

En general, muy satisfecha de mi valentía y decisión de volver a coger el coche después de 20 años; me parecía mentira que yo estuviera allí, en ese momento, con las manos en el volante.

Me he sentido contenta, satisfecha y, aunque nerviosa y tensa muy confiada y capaz.

Gracias a Marga!!

Categorías: ANSIEDAD EN LA CONDUCCIÓN, Artículos Recientes | Deja un comentario

AMAXOFOBIA, PESADILLA A CONDUCIR

Se trata de una conducta que nos lleva a evitar ponernos al volante.

El 22% padece ansiedad cuando conduce, y el 19% de los conductores abandonan la actividad por no poder controlar el miedo que les produce.

¿Qué es Amaxofobia?

Es una fobia específica de carácter situacional que se produce antes y durante la conducción, pero que no se trata únicamente de una desconfianza a la conducción propia, sino que puede estar motivada por el temor a los comportamientos de otros conductores.

-Miedo a tomar una curva, a adelantar a un coche, a circular por autopista, etc…

Sus síntomas y orígenes dependen de cada persona.

Desencadenamiento que pone de manifiesto el comienzo del transtorno: una cirsis aguda de ansiedad a la que en  ocasiones sucede un ataque de pánico:  ”Ataque de ansiedad durante la conducción”.  Es cuando surge el miedo a más ataque;  ya no puede controlarlo, lo que provoca que uno empiece a sentir el rechazo a conducir.

¿Se cura?  Sí, utilizando:

Técnicas que permitan controlar las reacciones fisiológicas. Programas de enfrentamiento gradual, para adquirir autocontrol al nerviosismo y ansiedad.

Categorías: ANSIEDAD EN LA CONDUCCIÓN | Deja un comentario

POSICIÓN CORRECTA PARA DOMINAR EL VOLANTE

Desde los pedales hasta el retrovisor, todas son partes del automóvil que tenemos que atender cuando estamos al volante. El manejar con destreza la totalidad de estos elementos que conforman nuestro utilitario es lo que nos permite realizar una buena y, sobre todo, segura conducción.  Es por ello que hoy te traemos una serie de consejos con los que mejorar el uso que le das al volante, pues este es un componente muchas veces ignorado por prestar una mayor atención a otros como el retrovisor o los pedales.

La conducción requiere estar seguro primero de saber dominar los mandos del vehículo.

Las posiciones correctas de las manos sobre el volante consiste en situarlas, comparando el volante con un reloj y sus manillas con las manos, entre las diez y diez y las tres menos cuarto. Cuando digo: sobre el volante, me refiero a que hay que agarrarlo de forma que no se resbale mientras se gira hacia los lados ni tampoco de manera que provoque tensión en los brazos pues éstos no tienen por qué estar rígidos.

Además, en el agarre hay un detalle que no quiero pasar por alto y son la posición de los dedos pulgares, de tal manera, que éstos queden por fuera apoyados sobre el marco del círculo evitando que queden por debajo del volante.

En vías interurbanas, con curvas cerradas, con un giro de radio más pronunciado, se procedería de la siguiente forma: Si la curva es hacia la derecha, giraremos con firmeza el volante colocando la mano derecha tras su desplazamiento (siguiendo con el ejemplo del reloj) de las tres a las doce para tirar del volante hacia abajo y como mucho hasta las seis. La mano izquierda permanecería abierta en las nueve y preparada para ceder más si es necesario o para deshacer el giro. Por otro lado, si la curva es a la izquierda, los giros se realizarían al revés que a la derecha. Todo ello, teniendo en cuenta que tenemos que facilitar el retroceso del volante hasta su posición normal quedando una mano en su posición correcta y la otra girando tras su desplazamiento desde su zona más alta.

Un conductor al volante debe de inspirar confianza y seguridad.

Antes de entrar en la curva hay que tener el trabajo hecho.

Categorías: ANSIEDAD EN LA CONDUCCIÓN | Deja un comentario

Para circular en rotondas DGT nos recuerda cuál es el uso de los carriles en una glorieta

¿POR QUÉ CARRIL DEBO CIRCULAR? Elija el que considere que se ajusta mejor a la dirección que va a seguir. Si, por ejemplo, usted va a tomar la última salida, o bien el carril exterior está muy congestionado porque la mayoría de los vehículos van a tomar la siguiente salida, podría elegir los carriles interiores. De esa forma, además, permitirá la incorporación a la glorieta de otros vehículos que están esperando.

¿PUEDO SALIR DIRECTAMENTE DESDE UN CARRIL INTERIOR? No, salvo que la circulación dentro de la glorieta estuviera convenientemente señalizada y encauzada mediante marcas viales: en ese caso, la salida podría efectuarse desde el carril interior y el de la derecha. Aunque, recuerde, si el carril exterior no estuviera ocupado, la norma le obliga a utilizarlo.

¿Y SI EL CARRIL EXTERIOR ESTÁ OCUPADO? Al margen de la excepción señalada, no olvide que el principio general de seguridad que ofrece este tipo de infraestructura es que la salida se efectúe desde el carril exterior. Si no ha podido situarse a tiempo en el carril de la derecha, no se detenga en medio de la glorieta esperando a que le dejen pasar para salir. Y tampoco fuerce la salida cortando la trayectoria a los que están en el carril exterior. Recuerde: ¡No tiene prioridad!: dé una vuelta más y procure situarse con suficiente antelación en el carril exterior.

En el fondo, lo que están haciendo es recordarnos que para abandonar una vía (sea esta o no circular) uno se aproxima al lado por el que va a salir. Porque nadie en su sano juicio circularía por el carril izquierdo de un calle y giraría de sopetón hacia la derecha para ir a buscar una nueva calle. Primero, se cambiaría de carril y luego giraría, que es lo que marca el Artículo 75 del Reglamento General de la Circulación:

Artículo 75. Ejecución de la maniobra de cambio de dirección.

1. Para efectuar la maniobra, el conductor:

  • Advertirá su propósito en la forma prevista en el artículo 109.
  • Salvo que la vía esté acondicionada o señalizada para realizarla de otra manera, se ceñirá todo lo posible al borde derecho de la calzada, si el cambio de dirección es a la derecha, y al borde izquierdo, si es a la izquierda y la calzada es de un solo sentido. Si es a la izquierda, pero la calzada por la que circula es de doble sentido de la circulación, se ceñirá a la marca longitudinal de separación entre sentidos o, si ésta no existiera, al eje de la calzada, sin invadir la zona destinada al sentido contrario; cuando la calzada sea de doble sentido de circulación y tres carriles, separados por líneas longitudinales discontinuas, deberá colocarse en el carril central. En cualquier caso, la colocación del vehículo en el lugar adecuado se efectuará con la necesaria antelación y la maniobra en el menor espacio y tiempo posibles.
  • Si el cambio de dirección es a la izquierda, dejará a la izquierda el centro de la intersección, a no ser que ésta esté acondicionada o señalizada para dejarlo a su derecha.

2. Las infracciones a las normas de este precepto tendrán la consideración de graves, conforme se prevé en el artículo 65.4.c del texto articulado.

¿CUÁNDO PONGO EL INTERMITENTE PARA SALIR? Cuando vamos a abandonar la glorieta, debemos señalizarlo con suficiente antelación, pero no antes de haber sobrepasado el eje longitudinal de la anterior salida, para evitar que se malinterprete nuestra intención y se crea que vamos a salir por ella.

Categorías: Artículos Recientes | Deja un comentario

Amaxofobia: Miedo a conducir

En los principios de la psicología cognitivo conductual el miedo a conducir es el resultado de un proceso en el que la persona percibe el tráfico cómo una amenaza, percibe a los demás conductores cómo peligrosos y se siente incapaz de afrontar el reto de conducir.

Como fobia, significa un miedo injustificado ante situaciones u objetos que no son peligrosos en si mismos y que no producen miedo en las demás personas. Dentro de las distintas fobias, la podemos englobar en el grupo de los miedos asociados a los medios de transporte (fobia a volar, a tomar el metro…). En su grado más extremo o paralizante, estaría relacionada con la agorafobia, esto es, un miedo incontrolable ante situaciones en las que no existe un amparo concreto si nos ocurre algún problema de salud.

Un problema que afecta a más del 30% de los conductores españoles en diferentes grados, según el estudio del Instituto MAPFRE de Seguridad Vial, y dentro de este colectivo, un 75% son mujeres.

¿Cuáles son las principales causas?

Existen muchas causas que pueden generar fobia a conducir, pero las mayoritarias podrían ser haber sufrido un accidente de tráfico, haber sufrido un ataque de pánico al volante o alto nivel deansiedad en situaciones de las que no se pueda escapar fácilmente, no haber alcanzado suficiente pericia al volante o incluso no haber conducido al obtener la licencia .

Además, el acto de conducir supone manejar un alto número de estímulos al mismo tiempo: el manejo de una máquina compleja como es un coche en el que hay que coordinar pies y manos para los diferentes mandos, tener mucha atención en los espejos y señales acústicas para saber que hacen los vehículos que circulan con nosotros, estar pendientes de las diferentes señales que existen en la vía, controlar lavelocidad que llevamos, aumentar la atención ante situaciones climatológicas desfavorables, … a lo que habría que sumarle la responsabilidad que nos puede suponer llevar a otros pasajeros o pensar que nuestra vida se pone en peligro. En definitiva, un sin fin de circunstancias que hacen de conducir un acto sumamente estresante.

Amaxofobia: Conductor y ocupantes

Miedo a conducirSiempre que hablamos de amaxofobia o miedo patológico a la conducción se hace pensando en el usuario final, en el conductor que por una u otra causa siente miedo irracional a ponerse a los mandos de un vehículo y emprender un trayecto, ya sea de forma general o bajo ciertos condicionantes específicos como la noche, la lluvia o la circulación por autopistas, por citar algunos ejemplos. Sin embargo, hay casos en los que ni siquiera el más voluntarioso de los conductores aquejados de amaxofobia, es capaz de afrontar su miedo a la conducción en solitario.

Una de las formas más sencillas de comprobar cuánta tensión nos produce el conducir la podemos observar ante la actitud de ciertos conductores al producirse un atasco; se pierden los nervios y el respeto hacia los demás emitiendo toda clase de improperios e incluso llegando a la confrontación física.

Uno de los grandes problemas al que se puede enfrentar el futuro conductor es el miedo a no saber cómo reaccionar ante determinadas situaciones que le hacen sentirse tremendamente inseguro. Sin embargo, hay que saber diferenciar estos momentos de inseguridad de la verdadera amaxofobia, esa que hace que el conductor abandone el permiso de conducir tras convencerse de que conducir no está hecho para él, con todos los problemas de pérdida de la autoestima que esta decisión puede conllevar.

Otra forma de comprobarlo la podemos encontrar en los conductores noveles o con poca experiencia volante, los cuales aún están aprendiendo a dominar el vehículo sin tener el acto automatizado y pueden notar como al terminar de conducir el nivel de tensión muscular es enorme encontrándose fatigados. Obtener el carnet de conducir no supone más que el primer paso a la hora de aprender a manejar un vehículo. Los sentimientos de “ser manejado” por el coche más que tenerlo bajo nuestro control pueden ser frecuentes. Por ello, muchas personas tardan más tiempo del habitual en superar esta fase y los que no lo consiguen son fuertes candidatos a sufrir amaxofobia.

Pero no son los conductores faltos de experiencia los únicos que pueden sufrir amaxofobia. El miedo a la conducción es cada vez más habitual en conductores con muchos años de conducción y kilometraje, que les puede sobrevenir por múltiples causas: haber vivido un episodio traumático como una colisión, sufrir estrés continuado o trastornos de ansiedad, entre otros, son situaciones que pueden actuar como desencadenante del miedo a conducir.

Cabe destacar el alto grado de incomprensión que sufren las personas con fobia a conducir. Para muchos conductores, el manejar un vehículo no supone mayor problema que las tensiones asociadas a los factores externos y el considerar que los demás pueden ser incapaces de conducir, o hacerlo con miedo, está fuera de su percepción. Este hecho supone un problema añadido para las personas con fobia a conducir ya que dicha incomprensión puede acabar mermando su autoestima.

¿Cuáles son las principales vías que producen temor?

Conductor amaxofobiaEn general podemos destacar vías en las que no se pueda ejecutar una respuesta de huída en caso de sentir angustia, como las autovías o grandes avenidas, el ir a cierta velocidad (por encima de los 100km/h) o el circular por carreteras sin arcén.

También hay que destacar las vías desconocidas para la persona, ya que le generan mucha incertidumbre. Por último, no hay que olvidarse de los viaductos o puentes, los túneles y las pendientes pronunciadas, donde puede existir combinación de la fobia a conducir con otras fobias.

Categorías: Artículos Recientes | Deja un comentario