DIEZ CLAVES PARA UNA CONDUCCIÓN EFICIENTE

La conducción eficiente es un modo de llevar el vehículo que tiene como objetivo principal reducir el consumo de carburante, pero no solo eso: también reduce la contaminación y aporta una conducción más confortable y segura.

El estilo de conducción influye en el consumo de cualquier automóvil. Algunas costumbres aumentan el gasto en el combustible, incluso provocan el deterioro temprano del vehículo. Estas son las claves de la conducción eficiente:

1

Arranca el coche sin pisar el acelerador

Para ahorrar combustible una buena costumbre es arrancar el motor sin pisar el acelerador
En un coche diésel: espera unos segundos antes de iniciar la marcha, así el aceite llegará en condiciones adecuadas a la zona de lubricación. En un coche de gasolina: la marcha debe comenzar inmediatamente después de arrancar.

2

El motor se calienta en movimiento

Tanto en diésel como en gasolina, el calentamiento del motor se realiza en movimiento. Esto significa que no es necesario esperar unos minutos mientras se pisa el acelerador.

3

Al iniciar la marcha, mete la segunda cuánto antes

Al iniciar la marcha, mete la primera marcha y pasa a la segunda lo antes posible

4

Utiliza marchas largas

Para circular de forma eficiente, es importante utilizar marchas más largas y circular a bajas revoluciones, así el vehículo consumirá menos. Debemos buscar la fluidez y evitar los frenazos. Para
ello, si tenemos que reducir la velocidad levantaremos el pie del acelerador antes de pisar el freno.

5

Levanta el pie del acelerador antes de pisar el freno

Es preferible utilizar el freno motor que el pedal del freno. Se trata de mantener el vehículo en movimiento con su propia inercia con una marcha engranada, así serán las ruedas las que arrastren el motor y no el motor el que haga girar las ruedas.

6

Anticípate y mantén la distancia de seguridad

Si guardas la distancia de seguridad, evitarás frenazos y harás más eficiente la conducción. La anticipación permitirá ver los imprevistos para adoptar las medidas necesarias con el tiempo suficiente. En definitiva, deberemos conducir con el máximo campo visual posible.

7

Nunca bajes una pendiente en punto muerto

Si son descendientes debemos levantar el pie del acelerador sin reducir de marcha y dejar que el coche baje por su propia inercia, si la aceleración no se mantiene podemos acelerar lo justo. Nunca bajemos la pendiente con punto muerto, incrementa el consumo y la contaminación. Además resulta muy peligroso.

8

Sube en marchas largas

En el caso de las pendientes ascendentes hay que circular con la marcha más alta posible, aunque tengamos que pisar más el acelerador.

9

En las curvas levanta el pie del acelerador

Antes de entrar en una curva adaptaremos la velocidad del vehículo, levantando el pie del acelerador y dejando rodar el coche por su propia inercia. Si es necesario, reducimos la marcha.

10

En paradas superiores a 1 minuto apaga el motor

En paradas superiores a 1 minuto apaga el motor.

Categorías: Artículos Recientes, Noticias, SEGURIDAD VIAL | Deja un comentario

Usar el wasap dispara un 134% el riesgo de accidente

Contestar un wasap mientras se conduce deteriora significativamente el rendimiento en la conducción, y aumenta el número de accidentes hasta un 134,5% en conductores mayores de 55 años. Así se desprende de una investigación realizada por el departamento de Óptica de la Universidad de Granada (UGR), dirigida por las doctoras Carolina Ortiz Herrera y Rosario González Anera y publicada recientemente en la revista Accident Analysis and Prevention, que ha analizado cómo influye el uso de esta aplicación telefónica en la conducción en función de la edad del conductor.

Edad y uso del móvil

En el estudio, han participado un total de 75 conductores, usuarios habituales de esta aplicación en el móvil, a quienes se dividieron en cuatro grupos, de entre 18 y 24 años; de entre 25 y 39 años; de entre 40 y 54 años, y de más de 55 años. A todos ellos se les evaluó “la función visual mediante una amplia batería de test“. Además, el rendimiento en la conducción de cada participante se evaluó en una primera sesión sin distracción y en una segunda sesión bajo distracción, en la que tenían que responder a una serie de wasap mientras conducían en un simulador. Finalmente, se recopilaron datos sobre la percepción subjetiva que estos conductores tenían de su propia conducción mediante una encuesta denominada ‘Driver Behaviour Questionnaire’ (DBQ). Los resultados mostraron que su capacidad para conducir empeoró

notablemente al ser distraídos. El uso del teléfono inteligente afectó a “la habilidad de los participantes para mantener una correcta posición del vehículo en el carril“.

Efectos negativos

De este modo, la desviación estándar de la posición lateral del vehículo en el carril aumentó significativamente para todos los grupos de edad, excepto para el grupo de entre 25 y 39 años. Como consecuencia, en la sesión en la que usaron wasap a la vez que conducían, los conductores mostraron “un mayor número de salidas del carril y una mayor distancia recorrida invadiendo el carril contrario“.

El efecto negativo de usar el teléfono móvil al volante fue evidente, ya que el número de colisiones aumentó para todos los grupos de edad“, ha destacado Sonia Ortiz Peregrina, investigadora del departamento de Óptica de la UGR y una de las autoras de este trabajo. Escribir mensajes mientras conducían afectó más notablemente al grupo de conductores de edad más avanzada, que sufrieron un número de colisiones significativamente mayor que los conductores de entre 18 y 39 años. Sin embargo, “el DBQ reflejó que los conductores jóvenes son los que adoptan más conductas de riesgo al volante, cometiendo más infracciones“.

Empeoramiento del rendimiento en la conducción

Los resultados del trabajo realizado en la UGR demostraron que algunas funciones visuales están relacionadas con el rendimiento en la conducción. Tanto el deterioro de la sensibilidad al contraste como el incremento del nivel de ‘straylight’ (parámetro relacionado con la difusión de la luz en los medios oculares, que afecta a la sensibilidad al deslumbramiento), mostraron una correlación estadísticamente significativa con un mayor número de colisiones, una mayor distancia recorrida fuera del carril y un peor control lateral del vehículo.

DGT.

Categorías: Artículos Recientes, Noticias | Deja un comentario

Efecto dominó: reacción en cadena

Cuando, por un atasco o una retención, se produce un frenazo brusco, algunos conductores no son capaces de detener sus vehículos y golpean al último de la retención (alcance). A veces, esto ocurre con la suficiente fuerza como para que éste se desplace y golpee al anterior y así sucesivamente en lo que se llama efecto dominó, como las fichas del popular juego de mesa.

• EL EFECTO DEL EFECTO:
El riesgo de no dejar la adecuada distancia de seguridad con respecto al vehículo precedente es éste: podemos no tener espacio suficiente para frenar sin alcanzar al vehículo anterior y causar lesiones y daños en vehículos y ocupantes. De hecho, el latigazo cervical suele ser muy habitual en estos alcances traseros.

• CÓMO EVITARLO:
Mantenga siempre la distancia de seguridad y velocidad adecuada a las circunstancias.

D.G.T.

Categorías: Artículos Recientes, Noticias | Deja un comentario

Los cinco cambios que prepara la DGT para 2019

La velocidad y los teléfonos móviles están en el punto de mira

Estos son los cinco grandes cambios que contempla el Reglamento General de Circulación que nos afectarán este 2019.

La pérdida de 6 puntos por usar el móvil

De hecho, la DGT destaca que el uso del móvil es tan peligroso como otras infracciones que ya se contemplan como graves, como conducir bajo el efecto de las drogas, o negarse a someterse a las pruebas de alcoholemia.

La reducción de la velocidad máxima

El 75% de los accidentes mortales en España suceden en carreteras convencionales, por lo que la DGT ha decidido hacer algo al respeto. Así, el límite de velocidad de estas carreteras pasará a ser de 100 km/h a 90 km/h para turismos y motocicletas en las carreteras con un arcén de 1,5 metros. Los autobuses, furgonetas y camiones deberán limitarse a los 80 km/h.

Aun así, se conservarán los 100 km/h a aquellas carreteras donde la calzada entre los dos sentidos esté separada debidamente por una mediana con obstáculos como bloques de hormigón o quitamiedos.

Teniendo en cuenta la modificación anterior, esto significaría que circular a 111 km/h por una carretera convencional se multará con 300 euros y conllevará la retirada de dos puntos del carnet de conducir. Esta reforma se entiende con la rebaja de la velocidad máxima de 100 km/h a 90 km/h en estas vías, y, teniendo en cuenta que se les retira dos puntos y se multan con 300 euros a aquellos conductores que circulen a más de 20 km/h de la velocidad máxima de la vía, el nuevo reglamento conlleva también esta modificación.

Los elementos de seguridad están en el punto de mira

No llevar casco, cinturón o sillitas de retención infantil significaba, hasta ahora, una pérdida de tres puntos. Sin embargo, el nuevo reglamento quiere sancionarlo con la pérdida de cuatro puntos.

Premiar el buen comportamiento a los que recuperan puntos

Para concienciar a la ciudadanía de la importancia de la seguridad vial, la DGT quiere otorgar 8 puntos (en vez de 6) a los conductores que superen los cursos de sensibilización y reeducación vial.

Categorías: Artículos Recientes | Deja un comentario

El valor del ejemplo

Existe preocupación social por el consumo de drogas y otras sustancias psicoactivas. El consumo de drogas es un tema complejo, con fuerte presencia y visibilidad social, y con tentáculos que pueden alcanzar a cualquiera: consumos experimentales (la curiosidad), ocasionales (respuesta a la presión del grupo, exhibicionismos…), habituales y/o compulsivos (los más preocupantes en adolescentes y jóvenes)… La preocupación afecta a las familias, pero también a educadores, usuarios de las vías… Todos hemos oído, visto o leído noticias de la excesiva presencia de sustancias halladas en los conductores en los controles preventivos que se realizan o en encuestas y muestreos científicos.

Se ha hablado mucho de la necesidad de impregnar la educación con valores sociales –igualdad, respeto, tolerancia, empatía, solidaridad…–, sin embargo la carga abstracta de los mismos dificulta la comunicación y transmisión didáctica de sus posibilidades, bondades y beneficios.
Tal vez un contexto actual y preocupante como la prevención de consumos de sustancias psicoactivas, en general y asociados a la conducción y a la seguridad vial, nos permita concretar y transmitir la necesidad de la educación en valores en los diferentes ámbitos.

¿QUÉ HACER?

• En el ámbito familiar
Admitir y afrontar sin dramas los problemas y conflictos que genera la educación familiar como parte del proceso evolutivo para la transición al mundo adulto. Esta aceptación es el primer paso para la búsqueda de soluciones. Identificar y admitir el riesgo es un ejercicio de responsabilidad, empatía y solidaridad con otras generaciones que recorren un camino ya conocido para los adultos.
• En el ámbito escolar
Afrontar estos temas con naturalidad y transparencia en el aula y facilitar la información necesaria para identificar el problema y sus riesgos. Es importante hacer partícipes a las familias en intervenciones informativo/formativas por el profesorado, dirección del centro y/o expertos, y vestir de normalidad la prevención, la preocupación y la necesidad de afrontar, conocer y tratar esta posibilidad sin que medien la ansiedad por la aparición de síntomas o signos de sospecha; eso sí, el riesgo no hay que buscarlo en entornos remotos y delictivos: es en el día a día donde aparecen con mayor frecuencia.

Categorías: Artículos Recientes | Deja un comentario

Hacia una velocidad segura

Antes de Primavera, entre febrero y marzo de 2019, entrará en vigor una modificación de los límites de velocidad en las carreteras españolas. Un Real Decreto modificará el Reglamento General de Circulación (artículo 48) y fijará un cuadro más simplificado de velocidades máximas en las vías. Así, en las carreteras convencionales los límites serán 90 km/h (turismos, motos y autobuses) y 80 km/h (resto de vehículos); mientras, en autovía y autopista habrá tres límites: para turismos y motos (120 km/h), camiones y furgonetas (90 km/h) y el resto de vehículos, incluídos autobuses (100 km/h). Como excepción, en vías convencionales con separación física de los dos sentidos de circulación, el titular de la vía podrá fijar un límite máximo de 100 km/h para turismos y motos. Además, las autocaravanas tendrán un límite de velocidad en función de su masa máxima autorizada y los automóviles con remolque, vehículos de transporte escolar y de menores o mercancías peligrosas seguirán teniendo que circular con un límite de 10 km/h inferior a los citados anteriormente. Y se añade un límite máximo de 30 km/h en las vías sin pavimentar.

La razón de esta medida es que, a nivel internacional, se estima que reducir la velocidad en las vías convencionales es clave para contener la accidentalidad. Según el informe de impacto previo elaborado por el Observatorio de la Seguridad Vial de la DGT, esta norma reducirá “un 10% los fallecidos en estas vías”. “Pequeñas variaciones de velocidad de circulación suponen grandes beneficios en términos de seguridad”, señala Álvaro Gómez, director del Observatorio. Y varios datos apoyan esa idea: en las carreteras convencionales –que soportan el 77% de los fallecimientos en accidentes en vías interurbanas– se producen el 75% de los accidentes con víctimas y la velocidad inadecuada es la causa concurrente en el 20% de los mismos (dato que sube al 37% de los accidentes mortales en vías interurbanas).

Así, en 2017 de los 1.321 fallecidos en vías interurbanas, 1.013 ocurrieron en vías convencionales, “porcentaje que ha oscilado durante los últimos diez años en el intervalo 76-80%”, confirma un informe del Observatorio de Seguridad Vial y la Subdirección General de Movilidad de la Dirección General de Tráfico (DGT). Y la velocidad inadecuada estuvo presente en 400 de esos fallecimientos. Solo en las salidas de la vía con un solo vehículo se produjeron 367 y en la mitad de los casos había velocidad inadecuada. Además, el índice de letalidad –número de fallecidos por cada cien víctimas de accidente– de las vías convencionales es de 2,7, casi el doble al de autovías y autopistas.

Menos velocidad, menos accidentes

“La velocidad tiene influencia directa en la frecuencia y severidad de los accidentes”, señala el informe “Velocidad y Riesgo de Accidente” de 2018 realizado por la OCDE y el Forum Internacional del Transporte (ITF). Este informe recuerda que “con más altas velocidades de conducción, el número de accidentes y su severidad crecen desproporcionadamente” y confirma que reducir la velocidad media 5 km/h en vías interurbanas reduce un 28% los accidentes mortales. Por ejemplo, según el modelo Nilsson –comúnmente aceptado– una subida del 1% en la velocidad media conlleva un crecimiento del 2% en la frecuencia de accidentes con víctimas, del 3% en la frecuencia de accidentes graves y del 4% en el de accidentes mortales.

El estudio de OCDE e ITF concluye que “el diseño de las vías y de los límites de velocidad deben tener en cuenta las fuerzas que el cuerpo humano puede tolerar y sobrevivir” y recomiendan, calificándolo de razonable, un límite de 30 km/h “en todas las áreas donde vehículos motorizados y usuarios vulnerables compartan el mismo espacio”(zonas residenciales, áreas construidas…); en áreas con intersecciones y alto riesgo de colisiones laterales recomienda 50 km/h y en carreteras sin separación de sentidos, para reducir el riesgo en colisión frontal, 70 km/h.

También para la Comisión Europea (CE) la velocidad es determinante en el 30% de los accidentes mortales, y destaca que su exceso aumenta el riesgo de sufrir accidentes y la probabilidad de lesiones graves o de muerte. “La velocidad es clave en la siniestralidad”, resume Peter Broertjers, experto en seguridad de la CE. Y Jesús Monclús, director de Prevención y Seguridad Vial de la Fundación Mapfre, opina que “la reducción de la velocidad es una de las medidas más efectivas contra los accidentes de tráfico”.

Y es que, como señala el informe citado del Observatorio de Seguridad Vial, “la velocidad desempeña un papel fundamental en el tipo de accidente mortal más frecuente en carretera convencional, la salida de la vía”. De hecho, según su director, Álvaro Gómez, “el 36% de las personas fallecidas en carreteras convencionales en 2017 se vieron implicadas en salidas de la vía, de las cuales 1 de cada 2 estuvo relacionada con la velocidad”.

Recientemente Hungría y Suecia redujeron temporalmente sus límites de velocidad en carretera. En el país nórdico, la reducción de 90 a 80 km/h en sus vías redujo un 41% el número de fallecidos.

La velocidad justa no siempre es la que marcan las señales de limitación de la carretera y que constituye la velocidad legal, ni siquiera la aconsejada, también marcada en señales verticales (S-7), sino la de un nuevo concepto que va imponiéndose –velocidad segura– y que apela a la responsabilidad de cada conductor.Hemos intentado explicar estos conceptos en las siguientes infografías

¿Qué es la velocidad segura? Velocidad segura es aquella que asegura que, en caso de accidente, la probabilidad de lesiones a las personas implicadas no supere un determinado umbral. De esta forma: 30 km/h (en zonas de convivencia con vulnerables), 50 km/h (en carreterascon intersecciones) y 70 km/h (en carreteras con riesgo de colisión frontal) son “velocidades seguras”. Además, cada conductor debe tener en cuenta su capacidad y aptitud psicofísica, el estado del vehículo, de la carretera y las condiciones climatológicas, para circular, por debajo de los límites, a una velocidad que le permita frenar, tomar las curvas, adelantar… en definitiva, con tiempo y espacio suficiente para no sufrir un accidente, ni dejar nada al azar. De hecho, las organizaciones internacionales más representativas en seguridad vial defienden la aplicación de los principios del “sistema seguro”. Esto supone pasar de un escenario en el que los límites de velocidad se movían en equilibrio entre las necesidades de movilidad y la seguridad a otro en el que la seguridad es el requisito básico y los demás elementos se supeditan a ella. Este sistema, mediante un límite de velocidad seguro, trata de minimizar las consecuencias negativas de un potencial accidente.

Así, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la OCDE recomiendan un límite de 70 km/h para las vías interurbanas sin separación de sentidos.

Juan M. MENÉNDEZ y Carlos NICOLÁS

Categorías: Artículos Recientes, Noticias, SEGURIDAD VIAL | Deja un comentario

NOMOFOBIA Y NINGUFONEO

¿Sabe lo que significan estos términos? En el primer caso, designa el miedo irracional a salir de casa sin el móvil; y en el segundo (en inglés phubbing), es el acto de ignorar a una persona y al propio entorno por concentrarse en su móvil. Desgraciadamente, son términos a los que nos debemos acostumbrar y que nos deben preocupar: somos adictos al movil. Los datos así lo demuestran. Según el informe “Digital en 2018” de Hootsuite, en España hay más de 37 millones de usuarios de móvil, cada español pasa casi 5,5 horas al día en modo online, y Whatsapp es la primera aplicación con más usuarios activos (un español medio emplea más de una hora al día en chatear). Y lo que más grave, el móvil se ha convertido en protagonista de nuestro entorno vial. Cuántas veces vemos como el conductor que llevamos delante va hablando con el móvil o manipulándolo, o nos cruzamos con peatones que van mirando fijamente su móvil, que cruzan sin mirar, incluso cuando llevan el carrito de sus hijos (por cierto, las aceras deben ser preciosas, todos mitrando hacia abajo, los edificios y las personas que formamos el paisaje de nuestra ciudad, nos hemos convirtiendo en entes transparentes). Sus consecuencias: las distracciones originadas por el móvil se han convertido en la primera causa de accidentes mortales.

Categorías: Artículos Recientes, SEGURIDAD VIAL | Deja un comentario

Así de fácil será recargar un coche eléctrico autónomo en 2025

Con este objetivo en mente, Hyundai Motor Group ha presentado un sofisticado proyecto denominado Sistema Automatizado de Valet Parking (AVPS). Esta tecnología combina la movilidad cero emisiones con la conducción autónoma con el objetivo de que los coches se recarguen de forma automática sin que el conductor tenga que preocuparse por ello.

Esta tecnología permitirá al conductor solicitar que su vehículo se dirija de forma autónoma desde la zona de aparcamiento hasta donde él se encuentre. (Hyundai)

Y es que el AVPS hace posible que los coches se coloquen por sí solos en plazas de recarga y realicen esta operación de forma inalámbrica. En el momento en que un vehículo finalice su recarga, dejará su plaza de forma automática y se aparcará en una plaza libre convencional dentro de las mismas instalaciones para que otro automóvil eléctrico en espera pueda proceder a la recarga de su batería.

Por su parte, el conductor podrá conocer en todo momento el estado de la carga y la autonomía restante desde una aplicación móvil. Gracias a ella, además, el usuario podrá solicitar que el vehículo se dirija de forma autónoma desde la zona de aparcamiento hasta la ubicación donde él se encuentre.

Según las previsiones de Hyundai Motor Group, este sistema estarádisponible de cara al año 2025, cuando llegarán los primeros modelos de la marca dotados de sistemas autónomos de nivel 4. La meta es que en 2030 el grupo lance automóviles cien por cien autónomos.

Categorías: Artículos Recientes | Deja un comentario

Qué hago si mi coche no arranca por culpa de la ola de frío

Lunes por la mañana. Coges el coche para ir a trabajar, pero te encuentras con una sorpresa desagradable: no arranca. Es un momento de estrés en el que nos toca llamar al trabajo para notificar nuestra situación, y la situación puede ser aún más dura si no sabemos cómo reaccionar ante una avería así.

Aunque los coches cada vez están más preparados para los episodios de bajas temperaturas, puede ser que nos encontremos con una sorpresa desagradable, sobre todo si tenemos un coche de avanzada edad. Además, si no disponemos de una plaza de aparcamiento en garaje es más habitual que nuestro coche quede afectado por el frío y otros factores meteorológicos como la lluvia, la nieve y el hielo.

Básicamente, si nuestro coche no arranca puede ser, a menudo, por culpa de la batería. Aun así, las bujías, los calentadores o el aceite también pueden ser responsables de ello.

En el caso de la batería, esta sufre especialmente cuando las temperaturas caen de forma drástica. Como más fría esté la batería,más difícil será arrancar. Si detectas un problema con la batería, no las des por muerta. Puedes probar algunos trucos como poner una toalla caliente encima (y, sobre todo, que esté seca) para que entre en calor. Así es probable que arranques más fácilmente. De todos modos, si es un problema recurrente, deberás recargar la batería, o, incluso, sustituirla.

Si la batería no es el problema, puede ser que las bujías o los calentadores estén dañados. Las primeras están presentes en los coches de gasolina, mientras que los segundos son típicos de los coches diésel. Ambos ayudan al coche a arrancar, de modo que consiguen que el motor se ponga en marcha. Estos dispositivos no pueden entrar en funcionamiento si están demasiado fríos, y deberás ir revisándolos a manos de un profesional para asegurarte que funcionan correctamente.

El aceite es el tercer factor clave para tener en cuenta. Las bajas temperaturas pueden afectar la viscosidad del líquido, tanto con temperaturas altas y temperaturas bajas. Si vemos que el aceite no tiene la consistencia que debe tener (demasiado espeso), no estará actuando correctamente y esto hará que el coche no arranque.

Existen aceites especiales para evitar este tipo de situaciones, que se adaptan bien a los cambios de temperatura. Si el clima de tu zona es muy brusco, lo mejor es prevenir con este tipo de productos.

Categorías: Artículos Recientes, Noticias, SEGURIDAD VIAL | Deja un comentario

Los cinco cambios que prepara la DGT para 2019

La velocidad y los teléfonos móviles están en el punto de mira

Estos son los cinco grandes cambios que contempla el Reglamento General de Circulación que nos afectarán este 2019.

La pérdida de 6 puntos por usar el móvil

De hecho, la DGT destaca que el uso del móvil es tan peligroso como otras infracciones que ya se contemplan como graves, como conducir bajo el efecto de las drogas, o negarse a someterse a las pruebas de alcoholemia.

La reducción de la velocidad máxima

El 75% de los accidentes mortales en España suceden en carreteras convencionales, por lo que la DGT ha decidido hacer algo al respeto. Así, el límite de velocidad de estas carreteras pasará a ser de 100 km/h a 90 km/h para turismos y motocicletas en las carreteras con un arcén de 1,5 metros. Los autobuses, furgonetas y camiones deberán limitarse a los 80 km/h.

Aun así, se conservarán los 100 km/h a aquellas carreteras donde la calzada entre los dos sentidos esté separada debidamente por una mediana con obstáculos como bloques de hormigón o quitamedios.

Teniendo en cuenta la modificación anterior, esto significaría quecircular a 111 km/h por una carretera convencional se multará con 300 euros y conllevará la retirada de dos puntos del carnet de conducir. Esta reforma se entiende con la rebaja de la velocidad máxima de 100 km/h a 90 km/h en estas vías, y, teniendo en cuenta que se les retira dos puntos y se multan con 300 euros a aquellos conductores que circulen a más de 20 km/h de la velocidad máxima de la vía, el nuevo reglamento conlleva también esta modificación.

Los elementos de seguridad están en el punto de mira

No llevar casco, cinturón o sillitas de retención infantil significaba, hasta ahora, una pérdida de tres puntos. Sin embargo, el nuevo reglamento quiere sancionarlo con la pérdida de cuatro puntos.

Premiar el buen comportamiento a los que recuperan puntos

Para concienciar a la ciudadanía de la importancia de la seguridad vial, la DGT quiere otorgar 8 puntos (en vez de 6) a los conductores que superen los cursos de sensibilización y reeducación vial.

Categorías: Artículos Recientes, Noticias, SEGURIDAD VIAL | Deja un comentario