CONOCER Y CUMPLIR LAS NORMAS

Escrito por Marga el 19 diciembre, 2012

Todo usuario de las vías públicas es responsable de sus actos y de las consecuencias que se deriven de su comportamiento en ellas. Cuando el daño producido no se atribuible a otros elementos del sistema de tráfico o causas de fuerza mayor, será el propio usuario el que deba responder de ellos.

El elemento humano es capaz de prever y afrontar con éxito muchas circunstancias del sistema de tráfico que de no ser por nuestra adecuada toma de decisiones acabaría por derivar en un accidente. Es importante, pues, generar y transmitir un sentimiento auténtico de responsabilidad personal, donde la identificación del riesgo vial es uno de esos primeros pasos. A su vez nuestra responsabilidad como conductores ha de trascender la responsabilidad administrativa o penal, y ha de hacernos conscientes de que la clave para lograr una mayor seguridad en la circulación está en la mayoría de situaciones en nuestras propias manos, más allá de quien puede considerarse en último término responsable de los acontecimientos ocurridos.

Deja un comentario