POSICIÓN CORRECTA PARA DOMINAR EL VOLANTE

Escrito por Marga el 16 marzo, 2017

Desde los pedales hasta el retrovisor, todas son partes del automóvil que tenemos que atender cuando estamos al volante. El manejar con destreza la totalidad de estos elementos que conforman nuestro utilitario es lo que nos permite realizar una buena y, sobre todo, segura conducción.  Es por ello que hoy te traemos una serie de consejos con los que mejorar el uso que le das al volante, pues este es un componente muchas veces ignorado por prestar una mayor atención a otros como el retrovisor o los pedales.

La conducción requiere estar seguro primero de saber dominar los mandos del vehículo.

Las posiciones correctas de las manos sobre el volante consiste en situarlas, comparando el volante con un reloj y sus manillas con las manos, entre las diez y diez y las tres menos cuarto. Cuando digo: sobre el volante, me refiero a que hay que agarrarlo de forma que no se resbale mientras se gira hacia los lados ni tampoco de manera que provoque tensión en los brazos pues éstos no tienen por qué estar rígidos.

Además, en el agarre hay un detalle que no quiero pasar por alto y son la posición de los dedos pulgares, de tal manera, que éstos queden por fuera apoyados sobre el marco del círculo evitando que queden por debajo del volante.

En vías interurbanas, con curvas cerradas, con un giro de radio más pronunciado, se procedería de la siguiente forma: Si la curva es hacia la derecha, giraremos con firmeza el volante colocando la mano derecha tras su desplazamiento (siguiendo con el ejemplo del reloj) de las tres a las doce para tirar del volante hacia abajo y como mucho hasta las seis. La mano izquierda permanecería abierta en las nueve y preparada para ceder más si es necesario o para deshacer el giro. Por otro lado, si la curva es a la izquierda, los giros se realizarían al revés que a la derecha. Todo ello, teniendo en cuenta que tenemos que facilitar el retroceso del volante hasta su posición normal quedando una mano en su posición correcta y la otra girando tras su desplazamiento desde su zona más alta.

Un conductor al volante debe de inspirar confianza y seguridad.

Antes de entrar en la curva hay que tener el trabajo hecho.

Deja un comentario