DIEZ CLAVES PARA UNA CONDUCCIÓN EFICIENTE

Escrito por Marga el 26 marzo, 2019

La conducción eficiente es un modo de llevar el vehículo que tiene como objetivo principal reducir el consumo de carburante, pero no solo eso: también reduce la contaminación y aporta una conducción más confortable y segura.

El estilo de conducción influye en el consumo de cualquier automóvil. Algunas costumbres aumentan el gasto en el combustible, incluso provocan el deterioro temprano del vehículo. Estas son las claves de la conducción eficiente:

1

Arranca el coche sin pisar el acelerador

Para ahorrar combustible una buena costumbre es arrancar el motor sin pisar el acelerador
En un coche diésel: espera unos segundos antes de iniciar la marcha, así el aceite llegará en condiciones adecuadas a la zona de lubricación. En un coche de gasolina: la marcha debe comenzar inmediatamente después de arrancar.

2

El motor se calienta en movimiento

Tanto en diésel como en gasolina, el calentamiento del motor se realiza en movimiento. Esto significa que no es necesario esperar unos minutos mientras se pisa el acelerador.

3

Al iniciar la marcha, mete la segunda cuánto antes

Al iniciar la marcha, mete la primera marcha y pasa a la segunda lo antes posible

4

Utiliza marchas largas

Para circular de forma eficiente, es importante utilizar marchas más largas y circular a bajas revoluciones, así el vehículo consumirá menos. Debemos buscar la fluidez y evitar los frenazos. Para
ello, si tenemos que reducir la velocidad levantaremos el pie del acelerador antes de pisar el freno.

5

Levanta el pie del acelerador antes de pisar el freno

Es preferible utilizar el freno motor que el pedal del freno. Se trata de mantener el vehículo en movimiento con su propia inercia con una marcha engranada, así serán las ruedas las que arrastren el motor y no el motor el que haga girar las ruedas.

6

Anticípate y mantén la distancia de seguridad

Si guardas la distancia de seguridad, evitarás frenazos y harás más eficiente la conducción. La anticipación permitirá ver los imprevistos para adoptar las medidas necesarias con el tiempo suficiente. En definitiva, deberemos conducir con el máximo campo visual posible.

7

Nunca bajes una pendiente en punto muerto

Si son descendientes debemos levantar el pie del acelerador sin reducir de marcha y dejar que el coche baje por su propia inercia, si la aceleración no se mantiene podemos acelerar lo justo. Nunca bajemos la pendiente con punto muerto, incrementa el consumo y la contaminación. Además resulta muy peligroso.

8

Sube en marchas largas

En el caso de las pendientes ascendentes hay que circular con la marcha más alta posible, aunque tengamos que pisar más el acelerador.

9

En las curvas levanta el pie del acelerador

Antes de entrar en una curva adaptaremos la velocidad del vehículo, levantando el pie del acelerador y dejando rodar el coche por su propia inercia. Si es necesario, reducimos la marcha.

10

En paradas superiores a 1 minuto apaga el motor

En paradas superiores a 1 minuto apaga el motor.

Deja un comentario